FeSP-UGT La Rioja señala un total de 47 bajas en la Policía Local y exige nuevas medidas de prevención

La Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT La Rioja cifra en 47 el número de agentes de la Policía Local de Logroño que se encuentran de baja médica a día de hoy. Durante el fin de semana se han comunicado 17 bajas más por COVID-19 (personas que han dado positivo o que están confinadas) a las que ya había.

Ante esta situación, FeSP-UGT muestra su sorpresa por las declaraciones de la concejala de Igualdad y Convivencia y responsable de la Policía Local, Eva Tobías Olarte. Jamás en la historia de la Policía Local se han dado 47 bajas médicas simultáneas.  

Lamentablemente, el número de infectados va a crecer mucho debido a la falta de medidas adoptadas, que deberían pasar obligatoriamente por el aislamiento del personal policial a través de grupos estancos como se hizo durante el primer estado de alarma, tal y como ya solicitó este sindicato el 30 de enero. Además, los 15 minutos entre los cambios de turno, como ya se ha denunciado, solo sirven para que se aglutine más gente en las dependencias.

Por otro lado, las declaraciones respecto al número de efectivos policiales son inciertas. A día de hoy la plantilla cuenta con 205 policías en activo, ya que los 31 policías aspirantes no pueden tener esa consideración porque son personal en formación hasta que finalicen el proceso formativo. Por ello, no pueden ser utilizados para cubrir las carencias de personal que sufre el colectivo debido a las bajas médicas.

Así, FeSP-UGT La Rioja solicita que se adopte la obligada medida de prevención de aislar en grupos estancos al personal policial y la realización de test de cribado semanales, además de la desinfección de las dependencias policiales y la de los vehículos.