La crisis derivada del Covid se ceba con las mujeres en La Rioja

UGT La Rioja, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, realiza un balance de la situación de las mujeres en el empleo a nivel nacional y en esta Comunidad Autónoma, en colaboración con el Departamento Confederal de la Mujer Trabajadora de UGT. Con este informe titulado ‘La igualdad de género en el empleo en tiempos de pandemia en La Rioja’, el sindicato quiere poner una vez más de manifiesto su compromiso para lograr que la igualdad entre mujeres y hombres se convierta en una realidad y alcanzar una sociedad más justa, inclusiva y solidaria.

El nuevo desarrollo reglamentario de la Ley de Igualdad 3/2007, modificada por el RDL 6/2019, para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres supone un nuevo avance para la consecución de la igualdad en género en el ámbito laboral y en el seno de las empresas en las que tiene lugar el desarrollo de las relaciones laborales a través de la negociación colectiva. En estos momentos se hace más necesario que nunca redoblar los esfuerzos para vencer los retos que esta pandemia plantea en todos los ámbitos, especialmente en los del empleo y la igualdad de género, ya que esta situación ha evidenciado más, si cabe, los desequilibrios y desigualdades entre mujeres y hombres y los importantes déficits de nuestro estado de bienestar y de protección social.

De este Informe se obtienen algunas conclusiones sobre cómo ha afectado la pandemia a la igualdad de género en el ámbito laboral de La Rioja. Por ejemplo, se observa que la región tenía una tasa de actividad femenina del 53,37% en el año 2020, descendiendo un 1,66% con respecto a la tasa del 2019 (55.03%). Aun así, se trata de una de las Comunidades Autónomas que supera la media de tasa nacional de actividad de mujeres (52,24%). Además, la brecha de género en la tasa de actividad en La Rioja es del 10,27%, y se sitúa por debajo de la media nacional.

Por otro lado, en La Rioja había un 88,84% de mujeres en situación de inactividad por labores del hogar en 2020, un 0,13% más que en el año 2019.

La tasa de empleo femenino en La Rioja en el 2020 fue del 46,66%, un 0,97% superior a la media nacional (45,69%). Este porcentaje disminuyó un 2,99% con respecto al año 2019, en el que la tasa de empleo de mujeres en la región se situaba en un 49,65%.

Del total de 3.962 personas en ERTE en La Rioja a fecha 21 de enero de 2021, 2.471 eran mujeres y 1.491 eran hombres. Lo que supone un 62,37% de mujeres, 10,59% más que la media nacional (51,78%).

El empleo a tiempo parcial sigue siendo un factor muy importante de la precariedad y la desigualdad de género. En La Rioja, de las 20.400 personas con jornadas a tiempo parcial en 2020, 16.700 eran mujeres, lo que supone un 81,86%, el porcentaje más alto del país. Además, se registró un aumento con respecto al año 2019, cuando las mujeres eran el 80,54% de las personas con jornadas parciales.

De las 117.400 personas que trabajaban a tiempo completo en La Rioja en el año 2020, solo 46.300 eran mujeres, un 39,44%. Además, esta cantidad disminuyó con respecto al 2019, año en que el porcentaje de mujeres sobre el total de personas ocupadas a jornada completa era el 41,06%.

La Rioja en 2020 registró una tasa de desempleo del 12,54% de mujeres, frente al 9,27% de hombres. La tasa de paro femenina aumentó en un 2,78% con respecto al 2019.

Como UGT ha denunciado recientemente, las trabajadoras en La Rioja sufren una brecha salarial del 22,75%, lo que significa que las mujeres cobran de media 5.822,34 euros menos al año que los hombres.

 

La crisis de cuidados se recrudece durante la pandemia

Los datos siguen mostrando que la asunción de las tareas de cuidados familiares es mayoritariamente femenina y que, aunque aumenta por parte de los hombres en los permisos retribuidos, en los no retribuidos las mujeres son abrumadora mayoría.

En estos meses se han puesto de manifiesto las graves consecuencias sociales que tienen para las mujeres las tareas de cuidados y la ausencia de buenas políticas de corresponsabilidad y de protección social, tanto para las mujeres que trabajan en el sector de cuidados, como para las trabajadoras que asumen de forma estas tareas en el ámbito del hogar y han tenido que compatibilizar trabajo y cuidados familiares, sobre todo en los periodos más restrictivos de la movilidad y los confinamientos domiciliarios.

Por ello, es necesario dignificar el sector de cuidados, contar con servicios públicos de calidad en esta materia, adoptar más y mejores políticas de corresponsabilidad y compatibilidad de la vida familiar y laboral y de protección social igualitaria, imprescindible para toda la sociedad porque, aunque las consecuencias recaen sobre las mujeres, los cuidados son esenciales para toda la sociedad.

 

Conclusiones y reivindicaciones

Además de las reivindicaciones recogidas en este Informe, para UGT es prioritario actuar con especial contundencia para hacer frente a esta situación y evitar que se vea más agravada por los efectos económicos de la pandemia. Queda claro que persisten todavía importantes desigualdades estructurales que provocan la permanencia de brechas de género en el empleo, lo que se traduce en menos oportunidades laborales para las mujeres y, por tanto, en limitaciones a su derecho a la autonomía personal y a la igualdad.

Es necesario lograr un incremento del empleo de las mujeres, que sea un empleo de calidad, eliminado los elementos de precariedad e infravaloración que caracterizan el empleo femenino, la segregación ocupacional, las dificultades en la promoción profesional y el acceso a puestos de responsabilidad, así como las desigualdades salariales y las deficiencias de equidad en la asunción y el reparto de la atención de las responsabilidades familiares.

 

Consulta aquí el Informe completo