La Rioja lidera la subida del paro debido al final de la vendimia y a la destrucción de empleo en Servicios

Los datos del Servicio Público de Empleo y la Seguridad Social publicados hoy correspondientes al paro registrado y a la afiliación muestran que La Rioja ha registrado un aumento del 6,42% del desempleo durante el mes de octubre, es decir, hay 1.035 personas paradas más, situándose la región con un total de 18.381 personas en paro. 

Con 10.842 mujeres desempleadas, vuelven a ser mayoría en las listas del paro, frente a los 7.539 hombres. Por tramos de edad, las personas mayores de 45 años suponen un 53,4% de los parados.

El desempleo ha aumentado en todos los sectores: un 42,44% en Agricultura, un 3,98% en Industria, un 2,93% en el colectivo de Sin Empleo Anterior, un 2,74% en Servicios y un 2,59% en Construcción.

Atendiendo al tipo de contratación, del total de 14.582 contratos realizados en el mes de octubre, tan solo un 7,87% son indefinidos. Así, la precariedad y la temporalidad siguen siendo la tendencia en la región. Por sectores, en Agricultura hay una disminución de 5.0247 contratos, dato habitual por el fin de la campaña de la vendimia. Especialmente grave es la bajada de 4.364 contratos en Servicios, seguida de 478 contratos menos en Industria y una disminución de 64 en Construcción.

La afiliación al régimen general de la Seguridad Social muestra un incremento de 1.426 personas afiliadas. Es interesante que haya 1.471 personas afiliadas más en el ámbito de la Educación. Así, llama la atención la variación de 2.421 personas más afiliadas en este sector con respecto al mismo mes del 2019. En cambio, la hostelería es uno de los sectores más castigados, con 1.411 personas afiliadas menos que en el mismo mes del año anterior.

Como se puede observar, La Rioja ha registrado la subida más alta del paro, seguida por Islas Baleares, algo habitual en estas fechas desde hace años. Así, La Rioja necesita un mercado de trabajo que genere empleo de calidad y erradique la precariedad.

Además, es imprescindible mantener los ERTE, ya que han demostrado su eficacia de cara a mantener las rentas de las personas y evitar la destrucción del tejido empresarial y de puestos de trabajo asociados a él, cuestiones fundamentales para poder salir lo antes posible de la crisis. Por lo tanto, UGT considera que éstos deben continuar hasta que sea necesario.

 

Garantizar la protección social

Los datos reflejan la necesidad de garantizar la salud en primer lugar, para permitir que la recuperación llegue con la menor incertidumbre posible evitando así los empleos temporales y las condiciones abusivas. Si la crisis sanitaria no se controla, la economía continuará viéndose afectada de manera negativa, por lo que se deben poner todos los esfuerzos posibles en que la sanidad sea la prioridad absoluta para que los puestos de trabajo y el tejido empresarial puedan comenzar su recuperación.

En el contexto actual, el sistema de protección por desempleo debe sostener la renta de aquellas personas que se han visto más afectadas por la pandemia. Y, de cara a su reincorporación al mercado laboral, urge poner en marcha unas políticas activas de empleo efectivas y suficientes y que los Servicios Públicos de Empleo cuenten con medios a su disposición para que la recuperación sea exitosa.

En este sentido, UGT insta a aprovechar este momento de excepcionalidad para que nuestro modelo productivo se base en un crecimiento sostenible, respetuoso con el medio ambiente y con un empleo basado en la calidad.