Los ERTE evitan más destrucción de empleo en La Rioja

Los datos de la Encuesta de Población Activa publicados hoy referentes al último trimestre del año 2020 muestran que la tasa de actividad en La Rioja ha aumentado hasta el 59,40%, con respecto al 58,34% del tercer trimestre del 2019. Se trata de 3.000 personas activas más, de las que 2.500 son mujeres que se han incorporado al mercado de trabajo, la mayoría mayores de 45 años.

En cuanto a las personas ocupadas, que han subido en 4.500 (3.000 nuevos activos y 1.500 desempleados menos), destaca la industria con 2.800 incorporaciones, de las que 2.600 son mujeres, seguida de la agricultura con 1.700. La gran parte de las ocupaciones han sido elementales con un incremento de 4.000.

Con respecto a las personas asalariadas, se han incrementado en 5.000, de las cuales 1.000 trabajan en el ámbito público y 4.000 en el privado. Hay 2.800 mujeres y 1.800 hombres. Por sectores, han subido en industria (+ 2.700), agricultura (+ 1.600) y en servicios (+ 1.200), frente a una disminución en construcción (- 600).

En cambio, la tasa de paro ha bajado, situándose en el 10,36%, con respecto al 11,54% del trimestre anterior. Según la EPA, el año 2020 ha terminado con un total de 16.300 personas en situación de desempleo en la región. Esta disminución la encontramos especialmente en los varones de 35 a 44 años.

De este modo, se puede observar que son los hombres quienes salen de la situación de desempleo, mientras que las mujeres se incorporan al mercado de trabajo, como ocurrió en la crisis anterior.

El número de personas desempleadas en el conjunto del 2020 es negativo, pero gracias a los ERTE y otras medidas de protección social se ha conseguido evitar que esas cifras sean aún más dramáticas. A diferencia de la crisis de 2009, estos mecanismos han logrado evitar que la caída de la actividad se traduzca inmediatamente en destrucción de empleo. Por eso, la extensión de las medidas de ajuste temporal acordadas en la prórroga de aplicación de los ERTE hasta el 31 de mayo y el resto de medidas del escudo social, siguen siendo esenciales para proteger los empleos y el tejido productivo de La Rioja.

Para UGT, es el momento de aplicar medidas que recuperen los derechos laborales perdidos, avanzando en la agenda política pendiente. El aumento del SMI y la derogación de la reforma laboral deberán ser objeto de atención cuanto antes.