RUGE La Rioja presenta un informe que evidencia la precariedad laboral que sufren las personas jóvenes en la región

La asociación juvenil de UGT La Rioja, RUGE, ha presentado el informe “Desafíos de la juventud para afrontar un empleo digno”, un estudio en el que se recogen datos sobre empleo y paro juvenil en la comunidad riojana y en el que se evidencia la precariedad laboral que sufren las personas jóvenes en la región.

La vicesecretaria general de UGT La Rioja, Ana Victoria del Vigo; y la responsable regional de RUGE, Nuria Larrinaga, han defendido algunas propuestas para reducir la temporalidad, acortar las jornadas de trabajo y combatir la siniestralidad laboral, entre otras.

“La población joven es un colectivo que siempre sale muy perjudicado con las crisis económicas, por culpa de la pandemia de la covid-19 y la Guerra en Ucrania la juventud tiene que luchar todavía más por abrirse camino en un mercado laboral que no les pone un acceso fácil”, ha explicado la vicesecretaria general de UGT La Rioja.

Del Vigo ha señalado que el objetivo de este informe es entender los desafíos a los que se enfrenta la juventud riojana, analizando las distintas situaciones y características del empleo joven para conocer en detalle cómo es el mercado de trabajo al que accede la juventud. Además, ha subrayado que las principales conclusiones se extraen de datos del SEPE, así como del Instituto de Estadística de La Rioja y otros autores que han analizado el mercado laboral español.

“A todo lo anteriormente mencionado, hay que sumarle los problemas actuales como una inflación disparada, en junio de este año el IPC ha sido de un 10,2%, y la subida del precio de los carburantes y de la electricidad”, ha recordado Del Vigo.

Por otro lado, la responsable de RUGE en La Rioja, Nuria Larrinaga, ha mencionado algunos datos sobre empleo y paro juvenil, población joven, jornadas de trabajo, condiciones de trabajo, accidentes laborales y salarios.

Respecto a Empleo y Paro Juvenil, Larrinaga ha constatado que, el número de personas jóvenes en paro, entendiendo como jóvenes a aquellas que tienen menos de 30 años, ha descendido este año entre los meses de enero a mayo, pero ha aumentado en los últimos 3 meses (junio, julio y agosto).

“En enero había 15.324 personas en paro en La Rioja, de las cuales 2.026 eran personas jóvenes; y en agosto de 2022 había 14. 448 personas en paro, de las cuales 1.933 eran jóvenes. No obstante, el porcentaje de jóvenes en situación de desempleo aumenta respecto a enero, ya que en el primer mes de 2022 había un 13, 22% y en agosto un 13,3 % sobre al total. Esto se debe principalmente a que, en términos generales, el paro ha bajado más rápido en todos los grupos de edad que únicamente en personas jóvenes en 2022”, ha aclarado la responsable de RUGE.

Larrinaga ha afirmado que el número de jóvenes en paro en La Rioja ha ido bajando progresivamente hasta mayo, pero ha sido en los meses de verano cuando esa tendencia positiva se frena. Así, en mayo había un 11, 7 % de jóvenes en paro, y esa cifra se eleva en agosto hasta el 13, 3%. “Cabe mencionar que La Rioja es una de las regiones con menor tasa de desempleo de todo el país y que, según los datos, estamos en buen camino para seguir disminuyendo el número de personas en esta situación”, ha manifestado.

Además, ha incidido en que el grupo de edad con mayor tasa de actividad y empleo es el que alberga los años de los 26 a los 35, mientras que la tasa de paro es notablemente alta en el grupo de los 16 a los 25 años. Así, en 2021, la tasa de actividad de en las personas de 16 a 25 años era de casi el 40 %, por el 90 % de las personas de entre 26 a 35 años. Respecto a las jornadas de trabajo, según los datos de la EPA, el tipo de jornada de trabajo más realizado es la jornada completa. Cabe mencionar que la mayoría de estos contratos son ocupados por hombres, mientras que en la jornada parcial el sexo mayoritario es el de las mujeres.

Hablamos de una diferencia enorme, por ejemplo, en el año 2021 los datos son los siguientes: de 18.730 contratos a jornada parcial, 14.600 fueron ocupados por mujeres.

“Hay una creencia equivocada desde ciertos sectores de la sociedad y parte del empresariado, de que la contratación a tiempo parcial beneficia a la juventud bajo el argumento de que así pueden compatibilizar el trabajo con los estudios”, insiste Larrinaga, quien también ha criticado que el número total de contratos indefinidos formalizados en 2022 entre las personas menores de 25 años es de 5.722, por los 16.760 temporales. En este sentido, los contratos fijos suponen aproximadamente un tercio del total.

A su juicio, “el trabajo de temporada puede ser una opción personal, pero en la mayoría de los casos, la aceptación de estos trabajos se debe a la falta de oportunidades que tiene el colectivo joven para encontrar empleos indefinidos”.

En cuanto a las condiciones de trabajo, Larrinaga ha dicho que trabajar en precariedad implica una “situación de desventaja o desigualdad”, y ha puesto como ejemplo a aquellos que sufren elevados índices de temporalidad, reducciones de jornada no deseadas, la brecha generacional, la corta duración de los contratos, el exceso de horas extra y los riesgos para la salud laboral debido a la falta de formación e información.

La responsable de RUGE también ha informado que las personas trabajadoras de menor edad están más expuestas a ciertos factores físicos del trabajo, y por ende, son sujetos a un mayor número de accidentes laborales. Al mismo tiempo, son las personas menores de 25 años quienes salarialmente se sitúan por debajo de la media, tanto en La Rioja como en toda España. Según los datos obtenidos de la Encuesta de Estructura Salarial elaborados por el Instituto de Estadística de La Rioja correspondientes al año 2019, las personas menores de 25 años y que trabajaron en la comunidad riojana ganaron de media 11.525 euros, por los 12.270 a nivel nacional.

Por último, Del Vigo ha concluido con algunas propuestas encaminadas a mejorar el empleo y la calidad del mismo de todas las personas jóvenes, como reforzar la inspección de trabajo, implementar de manera correcta y coordinada la Garantía Juvenil+, y la obligación por ley de la empresa de dar junto con el contrato de trabajo una copia del convenio colectivo correspondiente.

Además, también ha propuesto revisar y reforzar la causalidad de los contratos temporales, fomentar la jubilación parcial con contrato relevo vinculado a una persona joven, reforzar los servicios públicos de orientación laboral como vía de apoyo a la juventud con el fin de facilitar su integración en el mercado de trabajo, continuar en la senda de subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y una regulación más restrictiva para las empresas multiservicio, entre otras.

 

Pincha aquí para leer el informe entero