UGT alerta de que los malos datos del paro afectan especialmente a las mujeres

Los datos publicados hoy por el Servicio Público de Empleo muestran que el desempleo en La Rioja subió en 450 personas en el mes de febrero, un 2,29%. Actualmente hay 20.095 personas en situación de desempleo en nuestra Comunidad, siendo la tasa de paro del 12,7%. Además, La Rioja se encuentra entre las tres Comunidades Autónomas en las que más ha subido el paro, tras Navarra (3,02%) y Aragón (2,35%).

Las mujeres son las más perjudicadas, representando un 59,02% del total de las personas en situación de desempleo en La Rioja, especialmente aquellas en los tramos de edad de 30 a 44 años y las mayores de 45 años, frente al 40,95% de hombres.

Por sectores, Servicios ha registrado la mayor pérdida de empleo con 337 personas desempleadas más, seguido del sector agrario con 114, y el colectivo sin empleo anterior con 35. En cambio, en Industria y Construcción ha disminuido el paro.

La contratación continúa siendo precaria. Del total de los 7.139 contratos realizados en La Rioja en el mes de febrero, tan solo 909, un 12,73%, han sido indefinidos. Pero además se ha registrado una caída de 725 contratos con respecto al mes anterior.

En cambio, la afiliación al Régimen General de la Seguridad Social ha aumentado en 99 personas. Analizando los sectores, las mayores subidas de afiliación están en Educación (189) y en la Industria Manufacturera (159). Por el contrario, los descensos más importantes se han registrado en Hostelería (212) y en Comercio y reparación de vehículos (182).

Los datos del paro vuelven a constatar los efectos perniciosos de la pandemia sobre la actividad económica y el empleo, por lo que es necesario poner todos los medios para acelerar el proceso de vacunación, seguir manteniendo los ERTE y reforzar el actual escudo de protección social.

Así, UGT considera que la mejor noticia para el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, sería que el Gobierno cumpla sus compromisos y derogue la reforma laboral de 2012, porque la recuperación no puede asentarse en la precariedad, temporalidad y parcialidad de los contratos, que afectan sobre todo a las mujeres y a los jóvenes.

Asimismo, es preciso que se suba el SMI hasta los 1000 euros al mes en 2021, una cuestión de justicia social que impulsará la actividad y contribuirá a luchar contra la brecha salarial, pues son las mujeres las que tienen salarios más bajos.

UGT insta además a impulsar el desarrollo de políticas activas de empleo eficaces que faciliten el cambio de modelo productivo hacia una economía verde, digital y basada en una industria fuerte, sostenible y con empleos estables.