UGT FICA La Rioja celebra la jornada ‘Reforma laboral y negociación colectiva’, dirigida a 150 delegados y delegadas

La Federación de Industria, Construcción y Agro (UGT-FICA) de la Rioja ha celebrado esta mañana en la Fundación Laboral de la Construcción unas jornadas explicativas de la nueva reforma laboral y de la negociación colectiva, a la que han acudido 150 delegados y delegadas. Entre otros, han participado el vicesecretario general de Política Sindical de UGT Confederal, Mariano Hoya; el secretario de Acción Sindical de UGT-FICA, Jesús Ordóñez; el secretario general de UGT La Rioja, Jesús Izquierdo y el secretario general de UGT-FICA La Rioja, Juan Carlos Alfaro.

En la rueda de prensa previa a la jornada, Mariano Hoya ha subrayado que el objetivo principal es el de trasladar los contenidos de la reforma laboral a los delegados y a las trabajadoras y a los trabajadores, ya que “tiene dos elementos trascendentales”, y es que por primera vez en democracia se ha aprobado gracias a un acuerdo con la patronal (CEOE y CPYME) y con los agentes sociales.

En este sentido, ha defendido que es una reforma laboral con la que no se pierden derechos, sino que en esta ocasión se recuperan, por lo que “el contenido es espectacular”.

“Gana peso la negociación colectiva, recuperamos la ultraactividad y se contempla que el salario y la jornada sean prevalentes en el convenio sectorial”, ha manifestado Hoya, quien ha señalado que también se recupera la fórmula de los mecanismos ERTE, para que los trabajadores no sean despedidos en el caso de que se produzca una nueva crisis.

Además, ha recordado que UGT luchará porque a todos los colectivos vulnerables que trabajan en las subcontratas, como es el caso de las “kellys” y de las camareras de piso, se les aplique el convenio de aplicación de su actividad y no el de multiservicio, que devalúa el valor del trabajo.

“La contratación en este país desde el año 2012 es una historia de fracaso; el 95 por ciento de los contratos eran temporales y los sufrían los que formaban parte de la generación más preparada de la historia que eran nuestros jóvenes, con escenarios de temporalidad permanente”, ha añadido.

En este sentido, ha expresado que, con la nueva reforma laboral, el tiempo máximo de contratación temporal es de 6 meses y se presupone indefinido una vez acabado ese periodo, máximo 1 año si es por negociación colectiva. “Gracias a la nueva reforma se ha creado casi un 20% de empleo estable en el mes de febrero en La Rioja y esperamos llegar a cifras homologables con Europa a finales de este año”, ha agregado Hoya.

Jesús Ordóñez, por su parte, ha aseverado que hablar de negociación colectiva es importante porque UGT ha firmado 39 convenios estatales y 450 provinciales, que dan cobertura a más de 5 millones de trabajadores y trabajadoras.

“Es un momento histórico pero tenemos que decir que UGT-FICA no tiene ninguna prisa por firmar cualquier cosa que los empresarios pongan encima de la mesa”, ha criticado Ordóñez, quien ha valorado la revisión salarial frente “a los que siempre ponen escusas para subir los sueldos”.

Del mismo modo, ha asegurado que “quienes siempre tienen problemas para llegar a final de mes son los trabajadores y las trabajadoras, todas las mujeres que sufren la brecha salarial y las personas migrantes que trabajan en nuestro país en desigualdad de derechos”.

Ha incidido en que los empresarios españoles se han lucrado con contratos de formación “fraudulentos” y cuestiones como los contratos indefinidos se deben resolver en la negociación colectiva.

Por otro lado, Alfaro ha declarado que estas jornadas van a servir para formar a los delegados y delegadas de UGT-FICA para que trabajen en los centros de trabajo y peleen por convenios dignos que hagan efectiva la reforma laboral en La Rioja.

Medidas para contrarrestar la subida galopante del IPC

Mariano Hoya ha advertido que los nuevos datos del IPC, situados en un 7,6% en el mes de marzo, llevarán inevitablemente a los trabajadores y trabajadoras a la pérdida de poder adquisitivo, por lo que ha instado al Gobierno de España a tomar medidas urgentes para controlar el precio de la energía y de los carburantes.

“El encarecimiento de la energía y la guerra en Ucrania van a afectar a todos los productos, por lo que volverá a ser la clase trabajadora la que pague de nuevo los efectos de una nueva crisis económica y de la ruptura del orden internacional”, ha criticado.

Por ello, Hoya ha planteado medidas como una empresa estatal de producción energética y profundizar en que se pueda recuperar alguna fuente de energía para controlar los precios, ya que la recuperación económica y el crecimiento del empleo se pueden ver mermados.