UGT FICA La Rioja celebra la primera jornada sindical de la escuela Manuel Fernández López “Lito”

La Federación de Industria, Construcción y Agro (UGT-FICA) de la Rioja ha celebrado esta mañana en la Fundación Laboral de la Construcción la primera jornada sindical de la escuela Manuel Fernández López “Lito”, que lleva el nombre del histórico sindicalista que fue dirigente de la Federación del Metal (MCA-UGT) durante 35 años de forma ininterrumpida.

En esta jornada han participado el secretario general de UGT-FICA La Rioja, Juan Carlos Alfaro; el secretario general de UGT-FICA Federal, Pedro Hojas; el secretario general de UGT La Rioja, Jesús Izquierdo; la presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu; el consejero de Desarrollo Autonómico regional, José Ángel Lacalzada; y el director general de Empleo, Diálogo Social y Relaciones Laborales, Ignacio Arreche.

Además, han asistido el exsecretario general de UGT, Cándido Méndez; el economista José Carlos Díez y el secretario general de IAC Group, Javier Maiso Las Heras.

En la rueda de prensa que se ha celebrado durante la pausa de las jornadas, Alfaro y Hojas han recordado el peso productivo de la industria en nuestro país y han lamentado las consecuencias que la covid, la invasión de Ucrania y el encarecimiento de la energía están teniendo sobre ella.

El secretario general de UGT-FICA La Rioja ha explicado que, este 28 de abril, Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, se deben poner en valor los sistemas de prevención para acabar con la “pandemia” de la siniestralidad laboral. En este sentido, ha denunciado que en 2021 se produjeron en La Rioja un total de 4.720 accidentes de trabajo, de los cuales 44 acabaron en trabajadores heridos graves y 7 muertes.

Por ello, ha ensalzado el acuerdo que UGT La Rioja ha impulsado junto a los agentes sociales dentro del Diálogo Social para desarrollar, junto al Gobierno regional, un Plan Director para la Estrategia de Seguridad y Salud Laboral.

“Esperamos que la estrategia de sus frutos, desde este sindicato venimos reclamando desde hace muchos años el papel de los delegados territoriales de prevención en los centros de trabajo en una comunidad como La Rioja, que es una región con muchas micropymes pero que registra la tercera tasa de siniestralidad más alta del país”.

 

Por ello, Alfaro ha puesto en valor la promoción de una cultura preventiva en una región en la que la industria tiene un peso del 20 % en el PIB riojano, la segunda comunidad del Estado sólo superada por Navarra. Ha subrayado que, en La Rioja, 9 de las 10 empresas que más facturan pertenecen al sector industrial, principalmente a la industria agroalimentaria, manufacturera y de componentes.

No obstante, ha mostrado su preocupación por los problemas por los que atraviesa la industria en La Rioja a causa de la covid, la invasión de Ucrania, el encarecimiento de la energía y la crisis de componentes. “Muchas empresas siguen utilizando los ERTE y eso es algo que nos preocupa”, ha afirmado.

De igual forma, Alfaro critica que algunas empresas estén empezando a externalizar el trabajo. “Estos días nos vamos a encontrar como una empresa como Lispar pide un traslado de 40 empleados al grupo de trabajo que tiene Standard Profil en Mendavia, Navarra. Nosotros creemos que eso no es posible porque hace 2 años estábamos hablando de traer toda la producción a La Rioja. Ahora nos encontramos con que externalizan a África o lo hacen a la comunidad vecina, por lo que no descartamos que vayan a haber movilizaciones en un futuro”, ha finalizado.

Por otro lado, Hojas ha reconocido que la industria viene de una situación complicada tras la pandemia y la invasión de Ucrania, pero ha criticado que las asociaciones empresariales y el Banco de España quieran hacer responsables a la clase trabajadora de la inflación.

“En ningún caso los salarios van a ser los culpables de esta inflación, a todos los que están en contra de los incrementos salariales y piden que los salarios no se vinculen al IPC hay que decirles que los trabajadores y las trabajadoras llevan una década perdiendo poder adquisitivo”, ha subrayado.

Ha constatado que los salarios de la clase trabajadora en España son generalmente ajustados y si no se suben los salarios aumentará la bolsa de trabajadores pobres, ya que el encarecimiento de la energía afecta a productos tan básicos como los alimentos. Ha incidido en que la Unión Europea (UE) y el Gobierno de España deben seguir implementando medidas para rebajar el precio de la energía y que la industria siga siendo competitiva. “No podemos aceptar que el precio de la energía más cara, en este caso el gas, repercuta en la productividad de nuestras empresas porque perderemos competitividad con otros países de la UE”, ha advertido.

Por último, ha pedido a los partidos políticos un Pacto de Estado por la Industria con medidas transformadoras, ya que la industria “genera salarios y cotizaciones dignas a la Seguridad Social, ayudan a fijar población en el territorio y crean otros puestos de trabajo auxiliares relacionados con los Servicios”.