UGT insiste en la necesidad de aumentar salarios y acometer reformas pendientes

Los datos publicados hoy por el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) muestran que durante el mes de agosto en La Rioja han disminuido en 624 las personas en situación de desempleo, habiendo un total de 17.213 personas en paro, con una tasa del 10,6%. Esto supone un descenso del 3,50% con respecto al mes de julio.

Atendiendo al sexo, las mujeres de nuevo son las más afectadas por el desempleo en la región, con 10.454 (60,73%), frente a los 6.759 hombres (39,27%). En el primer caso, el paro ha disminuido un 2,7% en agosto y, en el segundo, un 4,71%.

Por sectores, el descenso del paro es generalizado. Así, en el Agrario hay 254 personas menos en situación de desempleo (-12,47%), en Servicios 186 (-1,76%), en Industria 90 (-2,98%), en el colectivo de Sin Empleo Anterior 89 (-7,06%) y en Construcción el paro ha bajado en cinco personas (-0,52%).

Durante el mes de agosto se han realizado un total de 13.009 contratos en La Rioja, de los cuáles tan solo 763 son indefinidos, lo que supone un 5,87%, el porcentaje más bajo en lo que va de año, lo que muestra la precariedad y la temporalidad del empleo creado. Del total de contratos creados, la mayoría, 5.957 han sido en Servicios, seguidos de 3.370 en Industria, 3.322 en Agricultura y 360 en Construcción.

A pesar de la bajada del paro, la afiliación al Régimen General de la Seguridad Social en el mes de agosto ha sufrido un fuerte descenso de 606 personas, la mayoría en Educación y en Industria. También el Régimen de Empleadas del Hogar ha tenido un descenso de 14 personas, frente al aumento de afiliación de 282 personas en el Régimen Agrario.

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores considera que, en conjunto, los datos de empleo del período estival han supuesto un avance de la recuperación del mercado laboral. No obstante, es importante que la tendencia persista. La recuperación económica y el avance en la remodelación del mercado laboral y del modelo productivo pasa por profundas reformas y por lograr una consistencia en el empleo con una tasa de paro muy inferior de lo que es actualmente.

Así mismo, es fundamental que el crecimiento del empleo se haga en sintonía con mejoras salariales    que redunden en el crecimiento económico. Para ello, es ineludible que aumente el SMI. Sobre todo, cuando los datos publicados hoy, así como los datos de empleo registrados en los meses recientes, muestran la evolución positiva del mercado laboral. Septiembre debe ser el mes en el que se alcance un acuerdo para subir el SMI.

Otro factor de estos cambios nace del propio Servicio Público de Empleo, que tendrá que emplear las políticas activas de empleo como herramienta fundamental para continuar impulsando el empleo de calidad. Para esto es indispensable que haya más recursos y fondos a su disposición.