UGT La Rioja exige la derogación de la reforma laboral

Los datos publicados hoy por el Servicio Público de Empleo muestran un aumento sostenido del desempleo, con 417 personas más que en el mes anterior, un 2,17%. Así, en La Rioja hay un total de 19.645 personas en situación de desempleo, es decir, una tasa del 12,4%.

Por sexos, las más perjudicadas siguen siendo las mujeres mayores de 44 años, con 301 desempleadas más que el mes anterior. Además, el sector Servicios ha sido el más afectado, con 419 desempleados más, seguido de Industria con 19. En cambio, el paro ha disminuido en 20 personas en Agricultura y en una persona en Construcción. El colectivo de Sin Empleo Anterior ha permanecido igual al mes anterior.

En lo que concierne al número de contratos registrados, se pueden apreciar los efectos directos de la pandemia, ya que durante el 2020 ha habido 51.686 contratos menos que en el 2019. En enero se ha registrado un descenso de 3.174 contratos con respecto al mes anterior. Como confirman los datos sobre contratación, la temporalidad y la precariedad siguen instaladas en La Rioja, ya que de los contratos realizados en el mes de enero, solo el 8,94% son indefinidos.

Por otro lado, los datos de afiliación a la Seguridad Social muestran un total de 1.021 bajas en el mes de enero, siendo los ámbitos más afectados la hostelería (-233), el comercio y la reparación de vehículos (-184), las actividades administrativas y servicios auxiliares (-165) y la industria manufacturera (-141).

De este modo, los datos del paro reflejan la finalización de la campaña navideña y las restricciones impuestas como consecuencia de la tercera ola de la Covid-19. Pero también los agujeros negros de un mercado laboral marcado por la precariedad y la temporalidad de los empleos en la región. Por eso, se debe impulsar un cambio en el modelo productivo, que apueste por una reindustrialización que traiga a La Rioja estabilidad laboral.

Además, UGT La Rioja exige abordar de manera inmediata las negociaciones paralizadas en marzo pasado para derogar las reformas laborales, sobre todo los aspectos más lesivos, y establecer ya la subida del SMI para este año.

Asimismo, este sindicato vuelve a poner en valor la prórroga de los ERTE, un elemento fundamental que frena los estragos sobre el empleo y la actividad de una crisis sin precedentes, y pide reforzar y ampliar el escudo de protección social, más allá incluso de la pandemia. Por su parte, las políticas activas de empleo y los Servicios Públicos de Empleo jugarían un papel protagonista si son impulsados por la mayor dotación de recursos, tal y como reclama UGT.