UGT reclama que es momento de impulsar empleo de calidad

Los datos publicados hoy por el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) muestran que el paro ha descendido en La Rioja en 57 personas en el mes de diciembre, un 0,38% con respecto al mes de noviembre. Así, actualmente hay un total de 15.090 personas en situación de desempleo en la región.

Analizando los datos por sexos, hay 8.828 mujeres en las listas del paro, lo que supone un 58,50%,  han disminuido en un 2,71% con respecto al mes anterior. En cambio, los hombres son 6.262, un 41,50%, y su tasa ha aumentado en un 3,11% durante el mes de diciembre.

Atendiendo a los sectores de producción, ha habido una bajada generalizada en todos menos en Industria y construcción, con un aumento de más de 100 personas en situación de desempleo en Industria y 49 en Construcción. Así, en el colectivo de sin empleo anterior el paro ha descendido en un 8,96,  en Servicios un 0,61% y en el sector Agrario un 5,53%.

En el mes de diciembre se han registrado un total de 10.082 contratos en La Rioja, 2.527 menos que en el mes anterior. Del total de contratos realizados, tan solo 1.004 son indefinidos, un 9,96%. Por sectores, el que más contratos ha registrado ha sido Servicios con 5.799, seguido de Industria con 2.957, Agricultura con 1.045 y Construcción con 281.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, en el mes de diciembre se ha producido un total de 132.561 afiliaciones. De estas, 101.208 han sido en el régimen general, 31 más que en noviembre. El sector de Empleadas del Hogar ha registrado 2.567 afiliaciones. En cambio, el sector Agrario ha tenido 3.524 afiliaciones, 180 más que el mes anterior.

Los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social reflejan la continuación de la tendencia favorable de crecimiento en el empleo. Sin embargo, se deben implementar cambios urgentes en el mercado laboral para evitar los problemas que tanto perjudican al conjunto de la economía. En este aspecto, desde UGT La Rioja consideramos que el reciente acuerdo sobre la reforma laboral jugará un papel muy importante al situar al empleo estable y de calidad como uno de los principales pilares sobre los que apoyar la recuperación económica. 

Así, el nuevo acuerdo en materia laboral elimina algunos de los aspectos más lesivos de las antiguas legislaciones, abriendo un nuevo escenario para las relaciones laborales que recupera equilibrios en la negociación colectiva y promueve la generación de empleo estable al desincentivar la temporalidad y la precariedad, principales señas de identidad de nuestro mercado laboral durante décadas. Es, sin duda, un muy buen acuerdo, que debe ahora trasladarse a la práctica diaria de contratación de las empresas y a la negociación de los convenios colectivos, impulsando de manera consensuada un mercado laboral más eficiente y justo y, como consecuencia, unas empresas más productivas y competitivas. 

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores, entiende también que para asegurar que el acuerdo finalmente se acaba materializando en una mejora de las condiciones laborales de las personas trabajadoras, es necesario que se siga complementando con otras actuaciones. La primera, en materia salarial: la generación de empleo estable debe venir acompañada de una política salarial que se traduzca en ganancias de poder adquisitivo para las personas trabajadoras, en consonancia con la economía actual. Para ello, desde el sindicato exigimos que el SMI se sitúe ya en 1.000 euros a la vez que el Salario Mínimo de Convenio debe crecer también en este nuevo año hasta los 1.100 euros.

También desde UGT consideramos que es imprescindible un refuerzo de las capacidades de los Servicios  Públicos de Empleo, dotándolos de recursos económicos y humanos suficientes, y que se centren en las Políticas Activas de Empleo y en la orientación y formación personalizadas tanto para las personas en desempleadas como para las ocupadas.