UGT y CCOO exigen en Logroño negociación y nuevas políticas para recuperar derechos

Los riojanos exigieron al Gobierno mayor diálogo "para devolver a los trabajadores parte de la recuperación"

 

UGT y CCOO sacaron a la calle a los trabajadores riojanos en una concentración celebrada frente a la Delegación del Gobierno para exigir un cambio en las políticas económicas del Gobierno e impulsar las propuestas sindicales en la negociación con el Gobierno y la patronal, dirigidas a revertir las reformas llevadas a cabo en los últimos años e ir recuperando los derechos perdidos. 

 

Ambas organizaciones han visto la necesidad de movilizarse porque los trabajadores y ciudadanos no pueden esperar más a que se les dé solución a sus problemas. Las organizaciones sindicales "queremos participar en el proceso de concertación social que se ha abierto, pero que no nos llamen para negociar recortes porque en ese camino no van a encontrar a la Unión General de trabajadores", ha explicó Bárcenas.

 

Entre las principales razones para movilizarse, Bárcenas citó que "los trabajadores y las trabajadoras han soportado bajo sus espaldas el peso de la crisis, por lo que tienen que recibir también los frutos de la recuperación, como el resto".

Igualmente, apuntó que "llevamos años viendo cómo se degradan las condiciones laborales, con leyes que lo han permitido como la reforma laboral, que ha impulsado la devaluación salarial y de las condiciones de trabajo".

 

Durante la concentración, el líder ugetista citó varios datos demoledores, fruto de la política económica desarrollada por el PP en estos años:

• La temporalidad y la precariedad se adueñan del mercado laboral. solo el 5% de los contratos que se realizan son indefinidos a tiempo completo, 9 de cada diez contratos que se realizan cada mes son temporales –la tasa de temporalidad es del 25,7%, la segunda más alta de la UE-, la inmensa mayoría de obra y servicio y por circunstancias de la producción y 1 de cada 3 duran menos de una semana.
• Crece la parcialidad involuntaria. la inmensa mayoría de los contratos a tiempo parcial son involuntarios.
• La devaluación salarial ha provocado el empobrecimiento de los trabajadores. El 35% de los asalariados cobran un promedio anual inferior al SMI. Millones de personas tienen dificultades para afrontar los gastos esenciales y vivir con dignidad.
• Desequilibrio en el reparto de la riqueza. Y ahora, el reparto de la riqueza beneficia claramente a las rentas del capital en una proporción de 52% frente al 48% de las rentas del trabajo. Hay que equilibrar la balanza.

"Ya no se puede aguantar más", ha clamado. "Hay que recomponer la sociedad de los tremendos daños causados durante la crisis y para ello es necesario que los poderes públicos tomen la iniciativa", advierte. "Hay que dar soluciones concretas a demandas concretas. Es necesario abordar esas cuestiones para iniciar el nuevo tiempo político que demandaron los ciudadanos en las elecciones generales".

 

"Las personas necesitan actuaciones concretas para vencer el desempleo, la precariedad laboral, la reducción de salarios, la pérdida de cobertura de las prestaciones por desempleo, la reducción de la calidad de vida de los jubilados y pensionistas, el aumento de los accidentes laborales y de las desigualdades y la exclusión social...", recordó.

 

En este sentido, UGT seguirá centrando la acción sindical en cuatro ejes básicos: empleo, protección social; salarios y pensiones, todos desde la unidad de acción con CCOO.