UPA La Rioja denuncia que el plan de gestión del lobo condena a la desaparición de la ganadería extensiva riojana

UPA RIOJA con el apoyo de los representantes de las asociaciones de ganaderos de los valles con ataques de lobo en el último año ha presentado, ante la Consejería de Sostenibilidad, las alegaciones al Plan de gestión del lobo de La Rioja.

Para empezar, UPA RIOJA denuncia el sesgo de la redacción del plan de gestión que, en el que todo momento, prevalece la sobreprotección de lobo sobre la supervivencia de la ganadería extensiva en La Rioja. De aprobarse este plan de gestión de lobo, la ganadería extensiva en la sierra riojana está condenada a la desaparición.

En la redacción del plan, no se ha tenido en cuenta, buena parte de los acuerdos adoptados en materias importantes derivados de la mesa de la ganadería extensiva y el lobo. Como ya intuíamos, esta mesa ha resultado un auténtico fracaso, y se ha revelado como una herramienta meramente política, en la práctica insustancial, que solo ha servido como un escudo para la administración frente a la decisión de inclusión del lobo en el LESPRE, y como pretexto para bloquear el control poblacional de lobo en nuestra comunidad, durante todo este tiempo.

Centrándonos en lo más importante del plan, el protocolo de extracción, es sencillamente imposible creer que con este plan es viable la extracción de un solo lobo en nuestra Comunidad Autónoma. Una vez superado el umbral de ataques, que muchas explotaciones lo han superado durante este año 2022, y adoptadas por parte de los ganaderos, las medidas preventivas oportunas, la cantidad de trámites previos, informes, plazos y demás trabas burocráticas hasta la resolución favorable a la extracción, convierten a este plan sencillamente una quimera imposible de llevarse a cabo.

Además, el plan de gestión adolece de ningún criterio científico para determinar una densidad máxima de lobo en convivencia con la ganadería extensiva. Esto conduce a una expansión descontrolada que condena a la desaparición de la ganadería extensiva en nuestra región.

UPA RIOJA advierte que técnicamente algunas de las medidas preventivas pueden resultar peligrosas para la propia cabaña ganadera. Un ejemplo de ellos son corrales mal diseñados donde, en un ataque provoque la muerte de las ovejas por asfixia, o la excesiva presencia de perros de protección de distintos rebaños y sobre todo entre distintas especies sobre todo en zonas donde la densidad ganadera es mayor, y coexiste ovejas, cabras, vacas y yeguas.

Además, UPA RIOJA denuncia que las indemnizaciones no contemplan aspectos tan importantes como los gastos de veterinario asociados a los animales heridos, así como tampoco contempla indemnizar las reses que desaparecen y de las que no se encuentra el cadáver.

UPA RIOJA, solicita que, en función de las diferencias en los censos ganaderos anuales, se indemnicen las ovejas desaparecidas entre censos.

Así mismo, denunciamos que, en los últimos dos años, la consejería de sostenibilidad, a la hora de trasladar la información sobre los datos de ataques, reses muertas y heridas pone continuos impedimentos y trabas para facilitar los datos anuales.

Por último, UPA RIOJA denunciamos el abandono que ha tenido el sector ganadero por parte de su máxima representante, la Consejera de Ganadería. Además de incumplir la promesa que públicamente hizo en la feria de Villoslada de este año pasado, de extraer algún ejemplar de lobo en el plazo de un mes, se ha sometido a las decisiones dictadas por el Consejero de Sostenibilidad, dejando a los ganaderos afectados completamente desasistidos.

Así mismo UPA RIOJA solicita a los responsables políticos que den la cara y expliquen el contenido del plan de gestión de lobo a los ganaderos en los diferentes valles afectados.

Por otra parte, y ante los resultados que están empezando a arrojar la campaña de saneamientos de tuberculosis, UPA RIOJA ha trasladado a la Consejería de agricultura y ganadería las siguientes reivindicaciones ligadas a los problemas:

1.            Incremento en la indemnización para los animales que resultan positivos, que lleva congelado desde el año 2011.

2.            Que para ningún ganadero suponga un coste a su cargo, el saneamiento obligatorio de los terneros destinados a cebadero.

3.            Todos los gastos y costes directos e indirectos que vienen asociados a cada saneamiento por tuberculosis, incluyendo mano de obra propia y externa, mantenimiento de animales cerrados (agua, alimentación…) etc… deben ser asumidos por la administración.

4.            Revisión de las actuaciones destinadas a la mejora de la gestión del ganado frente a la tuberculosis, prometidas durante el año 2022 y no ejecutadas por parte de la Consejería de Sostenibilidad.

5.            Por último, demandamos que una explotación que ha salido positiva tras un saneamiento, sea considerada limpia una vez que sacrifique a los animales afectados.

Desde UPA Rioja estamos dispuestos a agotar todas las vías que estén a nuestro alcance para que la tuberculosis no suponga ningún gasto adicional para el ganadero. Además, está demostrado que las campañas de saneamiento de ganado son completamente inútiles puesto que, a pesar de los esfuerzos del sector, del sacrificio de los animales positivos, de las mejoras de manejo de ganado, la enfermedad ni se radica ni se reduce. Mientras los ganaderos sacrificamos sus animales, los animales silvestres siguen contagiando a la cabaña ganadera año tras año.