UPTA Rioja valora positivamente el aumento de 43 autónomos más en febrero en La Rioja

Los sectores en los que se han registrado subidas son comercio (+34), construcción (+14) y educación (+12). Para UPTA sorprende gratamente la subida en comercio, y también la esperada subida en educación. En cambio, los sectores más perjudicados son la industria manufacturera (-13), agricultura (-8) y otros servicios (-6).

Atendiendo a las poblaciones, el número de trabajadores autónomos ha disminuido en Logroño (-60), Calahorra (-34) y Arnedo (-13). Por contra, ha aumentado en Alfaro (+13), Lardero (+8) y Villamediana (+5).

Ante estos datos, una vez reestablecidos el comercio y la hostelería, es necesario que el pago de las ayudas de la ADER, tanto del Plan de Rescate como del de Emergencia, sean abonadas en un corto plazo.

Para UPTA Rioja, las ayudas directas que el Gobierno Central ha puesto a disposición de las Comunidades deben dirigirse fundamentalmente a sufragar los gastos corrientes de cada una de las actividades, y no simplemente a establecer un programa de quitas bancarias que, sin duda, estarían más encaminadas a solventar las cuentas de las entidades de crédito que a resolver la falta de liquidez inmediata en la economía real de las personas trabajadoras autónomas y pequeñas empresas.

Hay cientos de autónomos y pequeñas empresas que llevan sin facturar ni un solo céntimo desde el mes de marzo del 2020. En ellos hay que volcar todos los esfuerzos para tratar de salvar la mayor parte de las actividades que están en estas circunstancias. Por ello, UPTA insiste en que solo hay un camino para realizar un reparto equitativo y no vinculado a epígrafes concretos de actividad. No se sostiene que únicamente se centren las ayudas en aquellas empresas o autónomos que tengan una supuesta situación de viabilidad, ¿quién decide la viabilidad empresarial?, ¿en qué se fundamentan los análisis para determinar a quien se dan las ayudas directas? Y lo que es peor, ¿quién decide qué actividad está condenada al cierre?

Deben establecerse prioridades en función de la perdida de facturación, este es el único dato real y concreto por el cual se deben establecer distintos tramos de ayudas en función de la situación económica de cada actividad. Los sectores más golpeados por esta crisis no son únicamente los que ocupan grandes titulares mediáticos.

Los centros de enseñanza no reglada, fotógrafos, sectores relacionados con eventos culturales, atracciones de feria… son claros ejemplos de esta situación de falta de facturación desde hace un año. Sectores que están al borde de la ruina y que en muchas ocasiones no han podido aún reiniciar su actividad económica, miles de familias que dependen económicamente de su negocio y que, de no hacer un reparto justo de los fondos asignados al plan de rescate, lo perderán todo.