UPTA y El próximo deseo promueven un marketplace digital para el comercio de proximidad de La Rioja

El próximo deseo es un centro comercial electrónico a nivel nacional, con un componente solidario, que ayudará a que los negocios de proximidad puedan adaptarse a las nuevas formas de demanda.

 

La pandemia del COVID-19 está suponiendo un duro desafío para los autónomos y las microempresas, principalmente. No obstante, las crisis también generan oportunidades para que los modelos de negocio evolucionen y afiancen su sostenibilidad. “El confinamiento ha terminado de convencer a los pequeños negocios de que necesitamos estar presentes en la red para ser competitivos, de que tenemos que compatibilizar la venta presencial con la venta digital, porque los que ya contaban con ese canal son los que han podido continuar produciendo ingresos durante la crisis”, afirma Javier Marzo, presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de La Rioja (Upta).

 

https://elproximodeseo.com es un portal web desarrollado por El próximo deseo, en el que participan cinco emprendedores riojanos y que ofrece a los negocios de proximidad un marketplace digital en el que pueden “alquilar” un “escaparate” donde exponer y vender sus productos y servicios, incluidos aquellos personalizables. Combinan perfiles complementarios que cubren las competencias precisas para que un marketplace pueda ser operativo y que les permiten ofrecer diversos servicios accesorios para que los negocios puedan cuidar al máximo la experiencia de los usuarios: informática, derecho, economía y finanzas, comunicación y diseño gráfico, y gestión comercial.

 

“El próximo deseo está formando por cinco jóvenes autónomos que también están sufriendo las consecuencias de la crisis. Pensaron esta iniciativa como una vía para ayudarnos a salir adelante entre todos. Presentaron el proyecto a Upta Rioja, y desde el primer momento vimos una idea original, y necesaria, que facilita el acceso de los pequeños negocios a un marketplace en condiciones asumibles y viables para sus características”, relata Javier Marzo.

 

El marketplace se divide en dos secciones: tiendas y bonos. En la primera sección, cada negocio dispondrá de su página individual, que le servirá como plataforma de comercio electrónico; si el negocio ya cuenta con una web propia, podrá incorporarla directamente al marketplace. En esa primera sección también podrán plantear rebajas u “ofertas relámpago” para rentabilizar su stock. En la de bonos, orientada sobre todo a los negocios de servicios, se publicarán promociones especiales a través de bonos de descuento o cheques regalo.

 

La plataforma brinda un recurso barato para que los negocios añadan un nuevo canal de venta, mediante el que diversificarán la distribución y llegarán a más clientes. El ingreso en el marketplace es gratuito, y después solo se paga una retribución fija por transacción. Esa retribución sustenta el trabajo con expertos en SEO y la inversión en publicidad en Internet y redes sociales para optimizar el posicionamiento de la web, lo que asegura una visibilidad competitiva en la red y estimula el tráfico de clientes. Por su parte, estos recibirán bonificaciones por el registro y por cada compra en el marketplace.

 

Las transacciones se realizan a través de una TPV virtual que transfiere los fondos a los negocios de manera inmediata y segura y que les dota de herramientas para controlar y monitorizar sus ventas. Los clientes podrán sumar un euro voluntario por operación que se destinará a proyectos solidarios para combatir las consecuencias del COVID-19.

 

El próximo deseo está expandiéndose por otras provincias de España, como Álava, Cantabria, Galicia, Ávila, Segovia, Madrid, Cáceres o Málaga. Por eso, la plataforma contribuirá a que los comercios de proximidad riojanos puedan exportar más allá de su mercado habitual, alcancen nuevos clientes potenciales y aumente su rentabilidad.

 

“El próximo deseo es una pequeña solución para el gran objetivo que perseguimos todos: vender y generar más negocio”, argumenta el equipo desarrollador. Además, según adelantan, “el marketplace avanzará pronto hacia un sistema de suscripción, tanto de los negocios como de los clientes, que nos permitirá establecer planes personalizados para ambas partes. Los negocios pagarán pequeñas cuotas mensuales para disfrutar de paquetes que incluirán, entre otros servicios, el desarrollo de una web propia, la generación de material audiovisual, el diseño de imagen gráfica y branding, y la gestión del marketing digital, el transporte y el packaging”.

 

Antes de la irrupción de la pandemia, la penetración del comercio electrónico en España se encontraba a la cola de otros países de su entorno: tan solo representaba un 5% de las transacciones, cuando en Alemania o Reino Unido superaba el 15%. Sin embargo, los datos confirman el imparable crecimiento que los canales de venta online acumulan en nuestro país. Según un estudio de IAB Spain, 7 de cada 10 españoles realizaron alguna compra a través de internet durante 2019. Además, la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia constató que el volumen de negocio del comercio electrónico de bienes y servicios creció un 25% durante el primer semestre de 2019, mientras que el del comercio minorista tradicional avanzó un 2,4%.

 

Los analistas económicos vaticinan, unánimemente, que la crisis del coronavirus consolidará y acelerará esa tendencia hacia el consumo digital. “El próximo deseo ayudará a que los autónomos y microempresas podamos adaptarnos mejor a la nueva economía que vendrá después de la crisis. El margen de crecimiento para nosotros, en un canal que no deja de crecer, es muy amplio. No hay que verlo solo como la salvación ahora, sino como la estrategia para el futuro”, concluye el presidente de Upta Rioja.  

 

Los negocios interesados en obtener más información o adherirse a El próximo deseo pueden consultar la página web. También pueden contactar con los desarrolladores de la iniciativa a través del correo electrónico rioja@elproximodeseo.com.