1 de mayo: Más de 700 personas se manifiestan para exigir mejora de salarios, contención de precios e igualdad

Más de 700 personas se han manifestado este Primero de Mayo en Logroño para exigir mejora de salarios, contención de precios e igualdad. La manifestación ha recorrido el centro de Logroño y ha partido de la glorieta del Doctor Zubía y ha recorrido la calle Portales y la Avenida Portugal para terminar en la Concha del Espolón.

El secretario general de UGT La Rioja, Jesús Izquierdo, ha leído el siguiente discurso: 

“LA SOLUCIÓN: subir salarios, contener precios, más igualdad”

Un Primero de mayo que siempre es especial, pero que este año lo es doblemente porque volvemos a recuperar las calles con casi total normalidad, sin restricciones, sin mascarillas, pero que nos obliga a no olvidar las consecuencias tan duras que hemos vivido en estos dos últimos años de pandemia.

Y celebramos este Primero de Mayo sufriendo las consecuencias de otra pandemia, que en forma de invasión a un país democrático como Ucrania, nos vuelve a recordar tiempos del pasado y nos obliga a demostrar nuestra solidaridad en especial con la clase trabajadora de ese país, que está sufriendo como nadie las consecuencias de la guerra.

Y es que esta maldita guerra, además de muerte y destrucción y crímenes injustificables, también nos ha traído una crisis económica y una escalada de los precios en forma de inflación como hacía más de 40 años, y que sin duda no hace sino empobrecer todavía más a trabajadoras y trabajadores que tienen verdaderas dificultades para llegar a fin de mes.

Por ello, desde los sindicatos de clase queremos reivindicar en este 1º de Mayo que la solución pasa por incrementar los salarios, por recuperar el papel protagonista de la Negociación Colectiva, y exigir a la patronal, a esa patronal que se pone de perfil para firmar el aumento del Salario Mínimo o el incremento de las pensiones, que no vamos a permitir que volvamos a perder poder adquisitivo, y que vamos a negociar cláusulas de revisión salarial en todos los convenios colectivos.

Compañeros y compañeras, durante estos 2 últimos años hemos firmado multitud de acuerdos en el marco del Diálogo Social, y un día como hoy lo debemos poner en valor. Hemos firmado 6 acuerdos de los ERTE, que han permitido salvar millones de puestos de trabajo, con 25.000 afectados solo en La Rioja. Hemos llegado a acuerdos en materias como el teletrabajo o las plataformas digitales. Hemos llegado a un acuerdo de pensiones que revaloriza conforme al IPC, y fijaros cómo está hoy la inflación. Se ha incrementado el salario mínimo interprofesional hasta los 1000 euros, y deberá subir más el próximo año. También se ha derogado la Reforma Laboral en lo relativo a la negociación colectiva y la ultraactividad de los convenios, y lo más importante, hemos conseguido reducir los índices de temporalidad, pasando del 10 al 30% los contratos indefinidos, que benefician principalmente a jóvenes y a mujeres.

Pero ahora, nuestra prioridad son los salarios, que llevan congelados demasiado tiempo. Tenemos que incluir cláusulas de revisión salarial en todos los convenios, y queremos que el mecanismo de los ERTE, que ha permitido proteger miles de empleos en la Rioja, impida acudir a la vía del despido.

En este sentido, pedimos a la patronal que se siente un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), porque si no lo hacen, pelearemos nuestros derechos laborales convenio a convenio. Actualmente solo un 16 % del total de los convenios  llevan una cláusula de revisión salarial, y es una herramienta imprescindible para que las trabajadoras y los trabajadores de nuestro país no pierdan poder adquisitivo.

Ahora toca abordar en el marco de la negociación colectiva la puesta en valor del mundo del trabajo y de las actividades esenciales, y, a la vez, desplegar nuestra actividad en las mesas de negociación de los convenios colectivos para dignificar sus condiciones y también defender los derechos laborales y los puestos de trabajo. Sigue habiendo personas trabajadoras con condiciones muy precarias y convenios colectivos que llevan caducados desde hace años. Es por ello que hacemos un llamamiento a la patronal riojana a retomar esas mesas de diálogo.

Al Gobierno también le reclamamos que ponga en marcha medidas eficaces para contener los precios, en especial los de la energía, gas, hidrocarburos y electricidad, porque no es posible que siga existiendo pobreza energética en nuestro país y que haya familias vulnerables que no pueden calentarse o encender la luz por miedo a no poder pagar la factura a final de mes.

Pero no es suficiente, compañeros y compañeras, y hoy muchas personas vulnerables se encuentran en situación de necesidad. La salida de la crisis debe garantizar que nadie se quede atrás, en especial para aquellos que lo han perdido todo.

Se deben implementar las políticas públicas que garanticen el refuerzo del bono térmico y eléctrico, del IMV, de los servicios públicos en general, y todo ello se debe financiar con impuestos. Ante mensajes populistas de rebajas de impuestos, los sindicatos de clase decimos que no, que queremos reforzar el Estado del Bienestar, y que tienen que pagar más aquellos que más tienen, y recibir más los que más lo necesitan. Sin impuestos no hay derechos, y debemos recordar este mensaje.

Y también tenemos una oportunidad de la mano de los fondos europeos y del Plan de Transformación de La Rioja, para modernizar la economía y en especial crear empleo estable y de calidad.

Lo dice nuestro lema compañeros y compañeras, en un día como como hoy tenemos que exigir más IGUALDAD, y cuando hablamos de desigualdad, hablamos de las mujeres, de los inmigrantes o del colectivo LGTBI. No pueden seguir existiendo discriminaciones, no puede ser que sigan existiendo hoy los techos de cristal, esos que impiden a las mujeres acceder a puestos de responsabilidad, no puede ser que cobren menos que nosotros por hacer el mismo trabajo, y de ninguna manera podemos permitir que las mujeres sigan sufriendo en primera persona la lacra de la violencia machista. Y por ello, tenemos que combatir los mensajes de la ultraderecha, esa que campa a sus anchas por toda Europa, que ha llegado a las Instituciones gracias al PP en nuestro país, y esa que tenemos que conseguir no llegue al Parlamento de La Rioja.

Y quiero aprovechar este día para volver a reivindicar algo imprescindible: un plan de choque contra la siniestralidad laboral, esa que mata en nuestro país a dos personas trabajadoras cada día, una lacra que no cesa y que requiere de más medios por parte de la Inspección de Trabajo y sanciones para los incumplidores, y especial atención por parte de los Gobiernos. El último accidente mortal ocurrió hace unos días con la MUERTE de un vigilante de seguridad en Haro, y desgraciadamente los accidentes laborales en nuestro país se llevan cada año más de 700 vidas, algo que es del todo inaceptable.

Hemos avanzado mucho en este último año, y yo lo quiero reconocer hoy aquí, en lo relativo al Salario Mínimo interprofesional, en materia de pensiones, hemos vinculado su crecimiento al IPC y hemos actuado sobre los ingresos del sistema. También hemos derogado parte de la Reforma Laboral y hemos conseguido que la contratación indefinida aumente cada día. Estas conquistas han sido principalmente por el trabajo y el esfuerzo de las organizaciones sindicales.

Por todo ello, entre los compromisos de los sindicatos de clase en este 1º de Mayo son los de luchar por subir los salarios, incorporar cláusulas de revisión salarial en los convenios, conseguir reducir la inflación, frenar el encarecimiento de la energía y de las materias primas, incrementar el SMI hasta los 1060 euros, apostar claramente por la igualdad y ganar en derechos laborales y sociales, garantizar una transición ecológica pero que sea justa y avanzar en materia de prevención para reducir la siniestralidad. En definitiva, un nuevo Estatuto de las personas trabajadoras, pero con derechos del siglo XXI.

Compañeros y compañeras, termino ya, muchísimas gracias por vuestro apoyo y participación, y ahora y siempre, VIVA LAS COMISIONES OBRERAS, VIVA LA UGT, VIVA EL PRIMERO DE MAYO.